Lo digital no puede ser imperativo

«Se utilizarán todas las debilidades humanas, y sobre todo la vanidad y falta de veracidad, para conducir a los seres humanos al lado equivocado.» (Rudolf Steiner).

Leo en el suplemento de negocios de un diario un artículo que asegura, sin matices, que «la transformación digital nos cambia la vida, crea valor a las organizaciones y mejora la sociedad» y con ello «beneficia a usuarios, organizaciones, sociedades y finalmente al planeta«. A partir de lo cual concluye que el imperativo de la transformación digital «merece un lugar en nuestra lista de imperativos«.

Un día después, el mismo diario publica un reportaje en el que, bajo el titular «El acceso a la pornografía se adelanta a los 8 años» se asegura que la causa de la infantilización de la pornografía es su gratituidad y el fácil acceso desde un teléfono móvil.

Por si no fuera suficiente, el último número de Alternativas Económicas incluye un dossier que documenta cómo el juego online contribuye a un aumento de la ludopatía, con consecuencias negativas personales y sociales sobre las que no hace falta abundar.

La explosión del juego online y el boom de las casas de apuestas han provocado un aumento de la ludopatía y de los problemas psicológicos y familiares derivados de la adicción.

Supongo que los empresarios de la pornografía y el juego online estarán de acuerdo en que para ellos su transformación digital es imperativa. Prefiero pensar que no son esas transformaciones digitales las que están en la lista de imperativos del articulista. Espero, aunque no apsotaría por ello, que tampoco lo estén las que facilitan la difusión de fake news y de contenidos de odio, o el auge de plataformas que estarían socavando derechos laborales.

Conclusión: Hablar en general de la transformación digital y sus beneficios es como mínimo poco riguroso. Para empezar, porque es probable que si se pregunta a diez personas sobre qué significa en concreto la transformación digital obtengamos once respuestas distintas. Y también porque, como me parece evidente a partir de los ejemplos mencionados más arriba, hay transformaciones digitales socialmente nocivas.

Más sobre estos asuntos digitales en próximas entradas.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.