WWW: La tragedia de las buenas intenciones

Imagen: Berners-Lee en el CERN en 1994. © 1994–2018 Cern.

En una entrevista en Vanity Fair, Tim Berners-Lee, el inventor de la Web, afirma que:

«Hemos demostrado que la Web ha fallado a la Humanidad en lugar de servirla, como se suponía que debía haber hecho.»

Habla de la creciente centralización de la Web, del escándalo de Facebook y Cambridge Analytica, de la influencia en la elección de Donald Trump, del asalto a la privacidad individual por parte de empresas y Gobiernos, del crecimiento de las desigualdades. La lista de efectos secundarios negativos es larga y relevante.

Lo que acongoja a Berners-Lee es que esos daños colaterales se han producido no sólo sin una acción deliberada de las personas que diseñaron la plataforma, sino incluso en contra de sus buenas intenciones.

“El espíritu inicial era el de algo muy descentralizado. Empoderar al individuo de una forma increíble. Todo se basaba en la ausencia de una autotidad central a la que tuvieras que pedir permiso. Este sentimiento de control individual, de empoderamiento, es algo que hemos perdido.»

La clave, ahora evidente, es que Berners-Lee regaló su innovación al mundo sin condiciones. Esperando que fuera una plataforma para lo mejor pero sin incluir protecciones contra lo peor. Hay algo que aprender de esa tragedia personal, de la que Berners-Lee afirma sentirse en parte responsable.

Pero lo es sólo en parte, porque el estado actual de la Web no sería tal sin la negligencia o falta de visión de millones de usuarios, consumidores y ciudadanos perezosos, que durante décadas hemos firmado, sin siquiera leerlo, el consentimiento hacia el modo en que los Googles y Facebooks usan nuestros datos y acumulan dinero y poder.

También hay que apuntar a la falta de escrúpulos sociales de la industria de capital riesgo que se apuntó enseguida a explotar a su favor la ideología del winner-takes-it-all, hoy dominante en el mundo de la tecnología.

Y no pasar por alto la falta de visión (o directamente negligencia) de los poderes públicos que no intervinieron a tiempo para establecer unas reglas de juego alternativas al despliegue de la Web y sus aplicaciones, apoyando sin espíritu crítico las estrategias de aquellos cuyo dominio hoy cuestionan.

Valdría la pena, pienso, tomar conciencia de esta historia ante el despliegue de la propaganda sobre las bondades de la nueva ola tecnológica 4.0. La mayoría de la gente cree que Internet es buena para ellos como individuos, pero no tanto para la sociedad. Se equivocan. Del mismo modo que lo hacen quienes caen en la falacia de la superioridad ilusoria (la que tiene lugar cuando la mayoría de individuos de un colectivo cree ser superior a la media de ese mismo colectivo).

Más sobre todas estas cosas en próximas entradas.

 

 

 

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] reflexión de Berners-Lee sobre Internet comentada en una entrada anterior nos alerta de que el impacto social de la tecnología no es siempre ni el deseado ni el previsto. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.