¿Hacia una humanidad subconsciente?

«Cuando el lenguaje pierde el significado, no puede existir ninguna forma de verdad y la mentira se convierte en norma.» (Rob Riemen, «Para combatir esta era«).

«Sentimos que aún cuando todas las posibles cuestiones de la ciencia hayan recibido respuesta, nuestros problemas vitales todavía no se han rozado en lo más mínimo
(Wittgenstein, «Tractatus»,   6-52)

José M. Lassalle, que como secretario de Estado de la Sociedad de la Información y Agenda Digital en el Gobierno del Estado deber saber de qué habla, afirma en la prensa («¿Fake Humans?«) que:

«Nos acercamos a los umbrales de un tiempo histórico que nos hará definitivamente digitales. De hecho, ya casi lo somos […]. El año 2020 está ahí. Con él, el despliegue de unas tecnologías habilitadoras que, sin posibilidad de retorno, cambiarán los imaginarios culturales, los relatos políticos y los paradigmas económicos del planeta.»

Lo hace con absoluta seguridad, con ese contundente «sin posiblidad de retorno». Quizá porque reconoce (o tal vez conoce de primera mano) el poder de las fuerzas (ocultas para la mayoría) que impulsan esta transformación. Unas fuerzas tan poderosas que, según afirma con la misma seguridad, configuran

«Un ecosistema que nos habrá hecho rebasar el dintel de la posthumanidad sin consultarnos, y que hoy en día se está modelando sin pensamiento crítico ni pacto social y político que establezca derechos y obligaciones entre los actores que participan en él.»

Lassalle intuye que más allá de ese ‘dintel de la posthumanidad’  se configurará un territorio para ‘fake humans’. Si bien no entra a definir en qué los fake se diferenciarían de los ‘truly humans’, parace sumarse al bando de quienes intuyen que se trataría de una algún tipo de humanidad menos consciente.

Las máquinas no piensan: calculan. Observamos que se promueven unas tecnologías de la información que mecanizan la conciencia, al apelar a los automatismos del subconsciente (el Sistema 1 de Kahneman), desviando la atención de la reflexión y el pensamiento consciente. Incluso Arianna Huffington, que ganó su fama y fortuna en Internet, avisa que:

«La tecnología es estupenda para proporcionarnos lo que creemos que queremos, pero no necesariamente lo que necesitamos. En la economía de la atención, nuestra atención es monetizable y la sofisticación de las técnicas utilizadas para socavarla están sobrepasando a ritmo exponencial nuestra capacidad para protegerla.»

Promueven también una versión de la tecnología cognitiva y la inteligencia artificial que tienden a mecanizar nuestros procesos de pensamiento. A este respecto, Tim Cook, el CEO de Apple, expresa  que:

«No me preocupan que las máquinas puedan pensar como las personas. Me preocupan las personas que piensen como máquinas.»

Antes de plantear qué hacer al respecto para protegernos de esos riesgos o, aún mejor, para combatir sus causas, conviene quizá considerar que la tendencia de fondo es incluso anterior a la invención de Internet. ¿Cómo se explica si no, la reflexión de Erich Fromm en «La revolución de la esperanza« (1968):

«Un nuevo espectro anda al acecho entre nosotro: una sociedad completamente mecanizada, dedicada a la máxima producción y al máximo consumo materiales y dirigida por máquinas computadoras. En el consiguiente proceso social, el hombre mismo, bien alimentado y divertido, aunque pasivo, apagado y poco sentimental, está siendo transformado en una parte de la maquinaria total. Con la victoria de la nueva sociedad, el individualismo y la privacidad desaparecerán, los sentimientos hacia los demás serán dirigidos por condicionamiento psicológico y otros expedientes de igual índole, o por drogas, que también proporcionarán una nueva clase de experiencia introspectiva«.

Algo así como en esta escena de Wall-E. Continuará.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.